Comisiones Obreras de Asturias

Comisiones Obreras de Asturias
CCOO de Asturies

martes 28 de mayo de 2019

La vida nos va en ello

  • Los sindicatos hemos vuelto a concentrarnos para denunciar el terrorismo machista
  • El manifiesto conjunto subraya que "no podemos permitir una involución de los derechos"

Con estas concentraciones de cada último martes de mes, CCOO y UGT reforzamos nuestro compromiso para combatir todas las formas de acoso y violencia contra las mujeres. "Es nuestro deber velar por la creación de un ambiente de trabajo libre de acosos sexistas, que desarrolle un clima y un entorno laboral respetuoso con los derechos humanos y la dignidad de las personas", resalta el manifiesto leído, antes de guardar un minuto de silencio, durante la concentración de este mediodía ante el Juzgado de Violencia sobre la Mujer, en Oviedo.

El manifiesto de CCOO y UGT subraya que "no podemos permitir una involución en los derechos que tantos años nos ha costado conquistar", porque "la vida nos va en ello".

MANIFIESTO
UGT y CCOO de Asturias, con estas concentraciones de cada último martes de mes, reforzamos nuestro compromiso para combatir todas las formas de acoso y violencia contra las mujeres. Es nuestro deber contribuir activamente a denunciar y luchar contra el terrorismo machista.
Casi 1000 mujeres, si tenemos en cuenta las cifras oficiales, han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas. Cifra de la vergüenza  que por desgracia no tiene en cuenta el Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra la mujer, el conocido como Convenio de Estambul, ratificado por España en agosto de 2014. Y que no   se limita a circunscribir la violencia de género al ámbito de la pareja o ex pareja, incluyendo a su vez los otros tipos de violencias que día a día sufrimos las mujeres en todos los ámbitos.
La obligación de todo Estado de derecho es promover políticas apropiadas para que las mujeres gocemos de una protección adecuada contra la discriminación, la desigualdad y las violencias. Ningún Estado democrático puede permitir que más de la mitad de su población viva con temor.
Las víctimas de violencia de género tardan una media de 8 años y 8 meses en denunciar a su agresor o en pedir ayuda desde que comienzan a sufrir malos tratos, y aunque los motivos de este retraso son muchos el principal es el miedo al agresor.
Según el "Estudio sobre el tiempo que tardan las mujeres víctimas de violencia de género en verbalizar su situación" de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, la violencia que más tarda en denunciarse es la física: las mujeres necesitan una media de 14 años en pedir ayuda, mientras que en la psicológica esa cifra es de 7 años y 9 meses.
En nuestro país, en las últimas décadas los avances hacia la consecución de la igualdad han sido muy notables, qué duda cabe, pero aún queda mucho por hacer. Los feminicidios son sólo la punta del iceberg de una violencia insostenible que tiene a las mujeres como su principal diana, siendo sus hijos e hijas la otra cara de la moneda de esta execrable violencia.
De ahí la importancia de las últimas citas electorales que hemos tenido con las urnas. No podemos permitir una involución en los derechos que tantos años nos han costado conquistar. La vida nos va en ello.
De acuerdo con el “Informe de la Unión Europea sobre Violencia de Género” de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (2014) el 55% de las mujeres mayores de 15 años ha sufrido alguna forma de acoso sexual, lo que equivale a 100 millones de mujeres. De las víctimas, el 32% aseguró que el autor fue un jefe, un colega del trabajo o un cliente.
La eliminación de las conductas de acoso sexual y acoso por razón de sexo requiere que se modifiquen los patrones de relaciones de poder desigual de mujeres y hombres en la sociedad, en general, y en el ámbito laboral, en particular. Es nuestro deber velar por la  creación de un ambiente de trabajo libre de acosos sexistas, que desarrolle un clima y un entorno laboral respetuoso con los derechos humanos y la dignidad de las personas.
Está claro que la movilización da sus frutos, y CCOO y UGT no desistiremos hasta que todo tipo de violencia machista sea erradicada de la sociedad porque nos queremos VIVAS, LIBRES y UNIDAS.
 
 
 
 

 

La vida nos va en ello

martes 28 de mayo de 2019

Áreas temáticas relacionadas

Áreas - IGUALDAD Juventud, Mujer, Política Social e Internacional - Mujer
Áreas - AREA EXTERNA Organización, Comunicación, Elecciones Sindicales y Afiliación