Comisiones Obreras de Asturias

Comisiones Obreras de Asturias
CCOO de Asturias

viernes 4 de mayo de 2018

El crecimiento no se traslada al empleo ni a su calidad

  • En lo que va de año se han realizado 110.000 contratos y sin embargo la región tiene 716 empleos menos que en diciembre
  • El paro baja en abril, como es habitual, pero las cifras de desempleo siguen siendo inaceptablemente altas: 75.664 personas sin trabajo
  • Desde CCOO Gilberto García Buelga denuncia que el aumento de beneficios empresariales no se traduce en mejoras salariales

En el mes de abril hubo en Asturias una media de 359.985 cotizantes a la Seguridad Social; el crecimiento económico (del 3,5% en 2017 y del 2,9% en el primer trimestre de 2018) no se está traduciendo suficientemente en creación de empleo ni en mejoras salariales, y la región todavía tiene 45.200 empleos menos que antes de la crisis.

La recuperación del empleo (aunque precaria, tanto en cantidad como en calidad) y la pérdida de población están permitiendo reducir las cifras de desempleo desde 2013, pero las cifras actuales siguen siendo todavía inaceptablemente altas: el mes cerró con 75.664 parados/as inscritos en las oficinas del Servicio Público de Empleo, que son 23.800 más que antes de la crisis.

El mes de abril ha deparado, como hace siempre, un aumento del empleo y un descenso del paro.  En esta ocasión Asturias sumó, en términos netos, 2.234 cotizantes, una mejoría que no alcanza la observada, por término medio, en el conjunto del Estado (+0,6% frente a +0,9%).  Ello ha permitido un descenso equivalente de la población desempleada, en -2.274 personas (-2,9%);  en este caso algo más intenso que el registrado a nivel estatal (-2,5%).

El descenso del paro fue generalizado. En cifras absolutas, la mayor bajada corresponde, lógicamente, a los servicios (-1.508 parados).  En términos relativos, sin embargo, la evolución de este sector fue discreta (-2,7%), frente a la de la construcción (-5,4%; -395 personas), la agricultura (-4,8%; -77 personas) y la industria (-3,8%; -251 personas).  Mucho más modesto fue el descenso habido entre la población que busca su primer empleo (-0,6%; -43 personas). 

Desciende, sobre todo, el número de hombres en paro (-1.381 desempleados; -4,0%), frente a una bajada más discreta entre las mujeres (-893 desempleadas; -2,1%);  por edades, la mejoría es algo más notoria entre los parados de 25 y más años (-3,0%) que entre los más jóvenes (-2,4%).

Más allá de variaciones que están muy influidas por la estacionalidad, la comparativa en términos interanuales muestra claramente que la creación de empleo se ralentiza.  La región tiene 3.860 cotizantes más que hace un año, y ello significa que el empleo crece a tasas del +1,1% interanual, a un ritmo cada vez menor;  es más, el empleo crece ahora la mitad de lo que crecía hace justo un año. A nivel estatal también se observa una desaceleración de la creación de empleo, aunque sigue siendo más vigorosa que en Asturias (casi la triplica): +3,1%.  La nuestra es la comunidad autónoma donde menos avanza el empleo en el último año. 

La región tiene, no obstante, 5.782 personas en paro menos que hace un año (-7,1%), ya que a la débil creación de empleo se suma la pérdida de población y de población activa.  En el conjunto del Estado el descenso es del orden del -6,6%. 

En abril se firmaron en Asturias 30.352 contratos, cifra récord para esta época del año.  Nueve de cada diez contratos firmados fueron temporales (el 90,2%), y, además, aproximadamente uno de cada tres contratos suscritos es a tiempo parcial.  En lo que va de año (enero-abril) se han realizado en Asturias 110.000 contratos, y sin embargo la región tiene 716 empleos menos que en diciembre, lo que es buena prueba de lo efímero de la contratación, para trabajos que duran apenas unas semanas, días e incluso horas;  de la elevada rotación de nuestro mercado laboral;  y de la consiguiente precarización e inestabilidad de los trabajadores y trabajadoras. 

La radiografía del desempleo se ve agravada por la baja tasa de cobertura del sistema de prestaciones, tanto en cantidad como en calidad.  Sólo un 45,1% de la población parada que ha cotizado previamente recibe prestaciones, una proporción que se reduce, y de ellos, menos de la mitad (el 48%) cobran la prestación contributiva.  Más de 46.200 parados/as asturianos están excluidos del sistema. 

En este contexto, hay que fortalecer la negociación colectiva para que los trabajadores y trabajadoras participen de los beneficios de las empresas,  acabar con la precariedad del empleo,  y mejorar la protección social, para permitir unas condiciones de vida y trabajo dignas, apuntalar la creación de empleo y garantizar la sostenibilidad de las pensiones.
 

El crecimiento no se traslada al empleo ni a su calidad

viernes 4 de mayo de 2018

Áreas temáticas relacionadas

Áreas - EMPLEO Y FORMACIÓN - Noticias
Áreas - POLÍTICA INSTITUCIONAL Concertación, Diálogo Social, Desarrollo Económico y Territorial - Noticias
Áreas - AREA EXTERNA Organización, Comunicación, Elecciones Sindicales y Afiliación