Comisiones Obreras de Asturias

Comisiones Obreras de Asturias
CCOO de Asturias

jueves 13 de julio de 2017

Hay que potenciar el salario social con más agilidad y personal para seguir ayudando a miles de familias

  • CCOO señala que 92 de cada 100 euros que perciben las personas beneficiarias repercuten después directamente en la economía real
  • La responsable del área de igualdad alerta de que las solicitudes no dejan de crecer, teniendo una media de 15,4 diarias
  • Ana María Rodríguez explica que resulta desmotivador volver temporalmente al mercado laboral y tardar después en recibir el salario social

Llevamos tiempo advirtiéndolo, el agotamiento de las prestaciones por desempleo y los recortes operados en el sistema han aumentado el recurso al salario social básico. Ya hay más de 47.000 personas desempleadas que habiendo trabajado no tienen derecho a prestaciones. "Para seguir ayudando a miles de familias", CCOO de Asturies, por medio de su responsable de igualdad, señala que "es urgente dotar de más personal la Consejería de Servicios y Derechos Sociales para la gestión rápida del salario social".

Tal y como demandó el sindicato en la reunión de su Consejo regional, “es necesario tener agilidad en las revisiones, priorizando a las personas que se incorporan al mercado de trabajo”, señala Ana María Rodríguez. Teóricamente tienen preferencia las que vuelven a solicitar el salario social tras estar empleadas. Sin embargo, la realidad nos corrobora que, dado el atasco, tardan muchos meses en volver a ser beneficiarias. Por tanto, “si no se percibe agilidad, resulta desmotivador volver temporalmente al mercado laboral y tardar después en recibir el salario social, lo que favorece la economía sumergida”, prosigue la responsable del área de igualdad de CCOO de Asturies.
 
CCOO recuerda que la ley, que en 2005 dio a luz al salario social básico, se concebía como una estrategia de lucha contra la exclusión y como un derecho que habría de estar coordinada en un dispositivo global con otros programas tendentes a promover la incorporación e inserción laboral de las personas beneficiarias que están en edad de trabajar. El salario social básico comenzó a percibirse en 2006. Once años después,  “nos encontramos que el empleo que se genera es precario, temporal y parcial en su gran mayoría”. De esta manera, “si no hay rapidez en la tramitación de inclusión de nuevo en el salario social básico, muchas personas volverían a estar en ese riesgo de exclusión y emergencia social que se quiso erradicar con la creación de la ley”, subraya Ana María Rodríguez.
Las solicitudes del salario social no dejan de crecer. Lo señala el informe de coyuntura que acaba de elaborar el gabinete técnico del sindicato. Entre enero y mayo se han registrado 2.328 nuevas solicitudes de esta renta, “lo que supone una media de 15,4 diarias”, resalta la responsable de igualdad.
Aunque en los últimos meses ha bajado ligeramente el ritmo de entrada de nuevas solicitudes (quizá comienza a notarse la modesta recuperación del empleo), el ritmo de valoración de las mismas se está ralentizando aún más, y esto provoca un aumento de los expedientes pendientes de tramitación (a finales de mayo eran 1.953) y del plazo medio de reconocimiento de la prestación, que ronda los cinco meses. Persiste, además, el grave problema con la revisión de expedientes por cambios en la situación de las personas beneficiarias.
CCOO alerta de que el número de personas  perceptoras sigue creciendo: a finales de mayo había casi 21.300 Unidades Económicas de Convivencia Independientes (UECI) y ello significa que el número de beneficiarias en sentido amplio podría rondar las 46.800. Ana María Rodríguez hace una radiografía del perfil: “La edad media ha ido bajando hasta los 46 años, y seis de cada diez son mujeres. Las familias monomarentales suponen el 30%”.
Defendiendo el salario social, CCOO recuerda que es una reivindicación histórica del sindicato y que en Asturias hay el mejor sistema de España ya que tiene carácter subjetivo e intemporal. “Sin límites presupuestarios y se mantiene mientras dure la situación de necesidad”, explica Ana María Rodríguez. “No ha caído del cielo, sino que es una conquista sindical dentro del diálogo social". Además, para concluir, la responsable de igualdad resalta que “92 de cada 100 euros que perciben las personas beneficiarias repercuten después directamente en la economía real”.
 

Hay que potenciar el salario social con más agilidad y personal para seguir ayudando a miles de familias

jueves 13 de julio de 2017

Áreas temáticas relacionadas

Áreas - IGUALDAD Juventud, Mujer, Política Social e Internacional - Política Social - Actualidad
Áreas - AREA EXTERNA Organización, Comunicación, Elecciones Sindicales y Afiliación