Comisiones Obreras de Asturias

Comisiones Obreras de Asturias
Info Covid19
AREA EXTERNA Organización, Comunicación, Elecciones Sindicales y Afiliación > AREA EXTERNA Organización, Comunicación, Elecciones Sindicales y Afiliación

jueves 9 de abril de 2020

viernes 7 de febrero de 2020

CCOO resalta que el Gobierno regional presenta un plan de salud, no uno sanitario

  • El sindicato señala que la salud o la enfermedad no están relacionadas simplemente con factores biológicos o agentes infecciosos, sino que tienen un origen marcadamente socioeconómico

A través de su responsable de Política Social, CCOO de Asturies compareció ayer en la Junta General del Principado para hablar sobre el Plan de Salud 2019-2030. Ana María Rodríguez recalcó que el sindicato "no ha sido consultado durante su elaboración ni posterior aprobación sobre el mismo".

El Plan de Salud del Principado de Asturias es un documento de planificación para los próximos 11 años, elaborado desde la Consejería de Sanidad donde según se puede leer, se trazarán las principales áreas de actuación para mejorar la salud de la población asturiana.
 
   Un sistema sanitario integral e integrado tiene por finalidad la generación de salud y bienestar y no solamente la asistencia a la enfermedad, en consecuencia, ha de ser partícipe de las actuaciones intersectoriales y educacionales que comportan la inclusión de objetivos de salud en el territorio. Los servicios sanitarios también han de ser un ejem­plo singular en las comunidades donde radican, en la aplicación de políticas de protección de la salud en sus entornos, de promoción de hábitos y conductas saludables y de sostenibilidad ambiental. Ante este  respecto han de contemplarse mecanismos organizativos y de evaluación de impacto en salud que hagan insoslayables los objetivos de salud en la programación de los propios servicios. (Tal y como recoge la  Ley del Principado de Asturias 7/2019, de 29 de marzo).
 
   Dicha Ley de Salud recoge la creación del plan de Salud y su aprobación por el Consejo de Gobierno. Tal y como así ha sido el 8 de mayo del 2019.
 
   Según se recoge se trata de un plan de salud, no de un plan sanitario. Es decir, aunque una parte importante del mismo habla sobre cómo organizar y potenciar los servicios sanitarios que tenemos en Asturias, existe un esfuerzo del Plan de insistir y potenciar el protagonismo que tienen otros sectores no sanitarios en mejorar el bienestar y la salud de las personas en Asturias (recogido literalmente dentro de la definición del mismo). Quizás por eso los sindicatos, o por lo menos el que yo represento, no hemos sido consultados, durante su elaboración ni posterior aprobación sobre el mismo.
 
   Contradicción flagrante cuando se habla de la calidad del sistema sanitario y por ende de sus profesionales así como de la salud del resto de la ciudadanía. Siendo interlocutores sociales reconocidos.
 
   La salud o la enfermedad no están relacionadas simplemente con factores biológicos o agentes infecciosos, sino que tienen un origen marcadamente socioeconómico. Los determinantes sociales de la OMS explican que la mayor parte de las inequidades sanitarias, las diferencias injustas y evitables observadas en y entre los países en lo que respecta a la situación sanitaria, son debidas a un origen socioeconómico.
 
   Y así obtenemos los determinantes de la salud (medio ambiente, estilos de vida, biología humana y atención sanitaria) y los determinantes sociales. En los que se ha basado el plan para su conformación.
 
   Se ha consultado a mandos intermedios del SESPA (84 personas) y se han realizado encuestas a usuarios y usuarias del Sespa. Siendo las respuestas variadas, por  ejemplificar algunas podríamos hablar de la respuesta que se ha dado a la pregunta de qué problemas influyen en la salud y bienestar de la gente.
 
   Las preocupaciones se centran tal y como se puede leer en:
 
   Las desigualdades sociales provocadas por la precariedad del empleo, el paro, la crisis económica, las pensiones bajas y la dificultad de conciliación de la vida laboral y personal.
 
   Respecto al sistema sanitario, preocupan las listas de espera para intervenciones, pruebas diagnósticas o consultas con especialistas y que estas puedan estar afectando a la Atención Primaria. Situaciones  atribuidas a la escasez de profesionales y políticas de ahorro. Se pide fomentar los espacios de participación como son los consejos de salud o las mesas intersectoriales…lugares en los que sí estamos.
 
   Otras preocupaciones son, promover la formación continuada de profesionales o el impulso y creación de categorías profesionales, tener una adecuada dotación de personal y sustituciones, adjudicación de plazas más rápida y transparente, coordinación sociosanitaria y trabajo conjunto, adecuar  
los ratios de profesionales y población teniendo en cuenta las necesidades y servicios o  ámbitos … reivindicaciones por las que trabajamos todos los días y que hace años  desde el sindicato venimos demandando.
 
   No entramos a valorar la idoneidad o no de una vigencia tan amplia, cuando no conocemos la dotación presupuestaria del mismo ni si podrá extenderse en el tiempo. Este Plan es un compendio de planes (plan demográfico, plan de salud mental, plan sociosanitario, plan de la calidad del aire y la salud, estrategia de atención  primaria, e incluso de los planes de empleo).
 
   La financiación global del SNS debería corresponder al 7.2% del PIB, siendo la partida para la Atención Primaria el 25% de éste. Sino será imposible garantizar la equidad en el acceso a la sanidad pública, siendo la atención primaria el pilar básico del SNS, su puerta de entrada. Cosa que la nueva estrategia de atención primaria no garantiza por la escasez de recursos económicos y humanos. Especialmente tras los años de crisis, en los que la temporalidad se ha disparado, la tasa de reposición cayó a niveles irrisorios y las ofertas de empleo público brillaron por su ausencia. Situación que urge revertir si queremos tener un relevo generacional para todos aquellos profesionales que se jubilan o un retorno para aquellas personas que la precariedad laboral en el ámbito sanitario abocó a la emigración.
 
   Estando de acuerdo en la necesidad de creación de un plan de salud, no lo estamos en la forma de elaboración del mismo. Las prioridades serán revisadas cada dos años, pero como no hemos participado de su creación, tampoco lo podremos hacer de su evaluación ni seguimiento. Que el plan haya sido aprobado hace casi un año y que hoy estemos aquí no dice mucho a su favor.
 
   Celebramos la introducción y apuesta por la igualdad de género, esperando que este abordaje no se quede en el plano del discurso. Debe concretarse en objetivos operativos y evaluaciones, no quedándose únicamente en la desagregación por sexo.
 
    La brecha de género en la salud continúa siendo una de las brechas de género más desconocidas. El derecho de las mujeres a conocer, decidir y ser protagonistas de su salud es un paso muy importante si queremos alcanzar la equidad de género.

 

CCOO resalta que el Gobierno regional presenta un plan de salud, no uno sanitario

viernes 7 de febrero de 2020